Ecce-Homo

¡Ecce - Homo! (he aquí el hombre).

Con está frase presentó Pilato a Nuestro Señor Jesucristo al pueblo judío tras haber mandado que lo castigaran de una forma cruel e inusual.

Guardia Romana custodiando al Ecce-HomoLos atributos de este personaje bíblico son la corona de espinas puesta sobre la cabeza, las manos ligadas y entre ellas una caña que simula ser un cetro, así como una capa romana (normalmente roja) que simula ser un manto real.

Estos atributos son aquellos que los soldados romanos, tras azotar a Jesucristo, pusieron sobre Él para mofarse de su persona.

¿No dices que eres Rey?, le dijeron, y a continuación lo coronaron de espinas, le pusieron entre las manos una caña a modo de cetro y uno de ellos le envolvió con su capa como si fuera un manta. Seguidamente se burlaban de Él escupiéndole y golpeándole y diciéndole ¡Salve, Rey de los Judíos!En nuestra Hermandad este Personaje suele ser representado por un niño, que a su vez escenifica plásticamente la I Estación del Vía Crucis en el interior del Templo Parroquial durante la mañana del Viernes Santo.