Santa Marta

Durante su vida pública y su pasión, Jesús estuvo rodeado de discípulos, amigos, y, cómo no, de piadosas mujeres que le seguían. Una de ellas era Marta. "Estaba enfermo por este tiempo, un hombre llamado Lázaro, vecino de Betania, patria de María y de Marta, su hermana... Jesús tenía particular afecto a Marta y a su hermana María y a Lázaro... Llegó, pues, Jesús, y halló que hacia ya cuatro días que Lázaro estaba sepultado... Seis días antes de la Pascua volvió Jesús a Betania... Marta servía..."(Jn XI, 1-45). Image

En el contexto de la Semana Santa va vestida con túnica y capa, sandalias, cíngulo... todo de colores discretos, la cabeza velada, pelo suelto o con alguna joya decorándolo. En la mano, bandeja de frutas, sobre todo manzanas, también las típicas de Palestina; frutos secos: higos, dátiles... o también pan en una cesta y algún año hemos visto este personaje con una pequeña bandeja y sobre ella una llave.